EDUCACIÓN VIRTUAL

Posted on noviembre 22, 2009. Filed under: Maestría en nuevas tecnologías de información y comunicación, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , |

RESEÑA CRÍTICA SOBRE LA EDUCACIÓN VIRTUAL EN MÉXICO.

ARQ. BEATRIZ ELENA OLIVER GUERRA

Introducción.

               Antes de abordar el tema de educación virtual, me gustaría compartir algunos tópicos interesantes relacionados con la educación en general.

               De acuerdo a lo mencionado por el Dr. Sergio Tobón (2009), “La esencia de la educación está en la formación humana integral.”

               Esta misión de la educación no tiene un tiempo determinado, más bien es su naturaleza misma a lo largo de la historia.

               Al hablar de formación humana integral debemos entenderla como el desarrollo de todas las potencialidades del ser humano (corporal, cognoscitiva, afectiva, ética, estética, social, espiritual, laboral y profesional) acorde a sus visiones y retos del contexto. (Tobón, 2009).

               Lograr cumplir con dicha esencia es y ha sido un gran reto para las instituciones educativas, y todo lo que las conforma, a lo largo de la historia.

               La búsqueda e implementación de nuevos modelos educativos enfocados a la actividad de enseñanza-aprendizaje, desde mi humilde punto de vista, no han logrado concretar la misión antes mencionada. Considero que esto se debe, en gran parte, a las irregularidades dentro de las organismos encargados de regular la educación, los perfiles de los docentes, los intereses propios de las instituciones educativas, la deshumanización social, los perfiles de los alumnos, entre otras, que impiden que se aterrice de manera objetiva un modelo en particular y al no haber una regulación cada institución avanza en la dirección que considera la mejor pero que poco contribuye de manera sustancial a la mejora en la calidad educativa desde esta perspectiva.

Educación virtual en México.

De acuerdo con Campion (1995), la actividad educativa se ve afectada por el contexto internacional, en la actualidad, el número de usuarios de Internet en México es de 27,400,000, como podemos observar en la siguiente gráfica obtenida de Internet World Stats.

Estudios de AMIPCI reportan un universo de 27.6 millones de internautas en México para el 2008 de los cuales:

  • 22.7 millones de internautas 6 años en adelante en zonas urbanas.
  • 4.9 millones de internautas 6 años en adelante en zonas no urbanas.
  • La Tasa de Penetración Nacional de Internet en personas mayores a 6 años es de 29.7%.
  • 11.3 millones de computadoras con acceso a Internet.
  • 62% de las PC’s instaladas en México están conectadas a Internet.
  • 93% del total de las cuentas instaladas de acceso a Internet son de Banda Ancha.

 Penetración del Universo de Internautas por Edad:

Lo anterior es una realidad contextual, por lo que la educación virtual es el nuevo paradigma en todos los niveles, pero que tan preparado está nuestro país para esta situación, Alejandro Byrd Orozco comenta al respecto que la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Educación Superior (ANUIES) no ha realizado todavía acciones concretas para fortalecer el uso de la tecnología en la educación.

Por otro lado, el crecimiento heterogéneo del sector privado en la educación que abarca desde los grandes establecimientos y corporaciones de elite hasta “el mal conocido universo” de instituciones pequeñas de dudosa calidad, que ofrecen unas cuantas carreras de corta duración, contribuyen a una clara mercantilización internacional de la educación privada.

            Como bien menciona Enrique Luengo González (2003) “Este hecho ha sido detectado por corporaciones internacionales lucrativas –por ejemplo, Silvan y Apolo- y han puesto en operación la compra millonaria de universidades a las que acuden los sectores medios de la población, que son las instituciones de mayor crecimiento. La lógica de las corporaciones es la rentabilidad económica por lo que el énfasis se da en las competencias de habilidades y capacitación profesional. A este fenómeno se añade la creciente oferta, sin controles de calidad, de licenciaturas y posgrados a distancia ofrecidas por instituciones extranjeras de dudoso prestigio. La Secretaría de Educación Pública en México no cuenta con los instrumentos legales para dar una respuesta, por el momento, a esta situación”.

            Contribuyendo a este panorama, las reformas educativas de la década de los 90’s apuntando a las recomendaciones del Banco Mundial que impulsaba la transformación de la educación acorde a las estrategias de libre mercado, fomentó una baja calidad educativa en aras de generar un índice más alto de profesionistas con grados académicos superiores y técnicos en diferentes disciplinas para poder alcanzar los límites de competitividad en su vinculación con el tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá. Por otro lado, como menciona Luengo González (2003), hay que reconocer también que estas estrategias contribuyeron a la movilización de instituciones que habían permanecido desde hace tiempo en un profundo letargo, más sin embargo, los grandes desafíos no resueltos para las universidades en México desembocan en un nuevo paradigma de la educación que contemple la prioridad a la innovación académica, a nuevas estrategias en la generación y transmisión de conocimientos y a una efectiva y pertinente vinculación de la universidad con su entorno.

                        “Es justo reconocer que todavía no se definen consensos sobre la ruta que habría de seguir la universidad para responder a los desafíos del siglo XXI, sin embargo existen propuestas que continúan en la discusión y en la búsqueda de su concreción. Una de esas fuentes de cuestionamiento para las reformas son aquellas que surgen de la toma de conciencia por parte de los actores universitarios acerca de los problemas y desafíos que resultan al intentar articular los conocimientos disciplinares. La modernización es el sustento teórico general que da pie a las reformas concebidas en los últimos años en México”. (Luengo, 2003)

            En un diagnóstico sobre la educación superior en México realizado por la OCDE en 1997, se propusieron las siguientes recomendaciones de entre otras: “…apoyar la innovación curricular y el uso de nuevos medios de enseñanza abierta y a distancia”. (Rodríguez, 2000)

Conclusión.

               Hablar de educación virtual, es solamente un formato distinto de abordar la actividad de enseñanza-aprendizaje, su esencia es la misma que la de la educación presencial, de tal manera que ambas se centran en la formación humana integral, la cual a mi parecer no se ha podido concretar debido a que entendemos “educación” como sinónimo de acumulación de información o en otros casos como sinónimo de “competitividad”, en donde lo más importante es que sobresalgan los mejores, fomentando un ambiente de rivalidad en lugar de apostar por “favorecer la cooperación a través de analizar, comprender y resolver juntos los problemas, aportando lo mejor de cada uno de acuerdo con las potencialidades personales”. (Tobón, 2009)

               Como menciona Sergio Tobón (2009), el sistema educativo actual se enfoca en el desarrollo de habilidades y conocimientos básicos sin un pensamiento crítico, en contraste con la construcción de nuevos paradigmas en la educación, a través de los cuales se analice, se comprenda, se construya y se actúe ante los fenómenos de la realidad personal y/o externa, como menciona Edgar Morin al hablar de pensamiento complejo.

               La formación integral es:

  • Saber ser
  • Saber hacer
  • Saber conocer
  • Saber convivir (Tobón, 2009)

               Desarrollar competencias en nuestros alumnos que integren los cuatro tipos de saberes implica una reflexión y una revisión detallada de los currículos académicos, los cuáles tendrán que contemplar los requerimientos reales del contexto de manera global y los avances tecnológicos, pues finalmente estos últimos están cambiando la forma de vivir, de trabajar, de producir, de comunicarnos, etc.

               A partir de lo anterior corroboro que un cambio en el sistema educativo es inminente y este cambio debe contemplar sin lugar a duda el enfoque de la educación virtual, considerando que éste no es la panacea para corregir los errores de fondo del problema de la educación, simplemente es un medio por el cuál se impartirá instrucción educativa, el cuál, definitivamente también lleva consigo un replanteamiento en la formación de la estructura docente, en las instalaciones y en la forma de abordar los conocimientos a partir de la planeación de las secuencias didácticas, con la finalidad de ofertar actividades de enseñanza-aprendizaje de calidad, que permitan su certificación, reconocimiento y la formación humana integral.

            Por lo tanto, el sistema educativo deberá repensar sus principios y objetivos, reinventar sus metodologías docentes y sus sistemas organizacionales, no solo para la educación virtual, sino también para la educación presencial, pues considero que el mayor problema no es de forma sino de fondo.

Referencias.

            AMIPCI, (2009). Hábitos de usuarios de Internet en México, recuperado el 19 de noviembre de 2009 de, http://www.amipci.org.mx/estudios/temp/RESUMENEJECUTIVOEstudioAMIPCI2009UsuariosdeinternetFINAL-0334725001245691260OB.pdf

            Byrd Orozco, Alejandro. Educación y tecnología en la UNAM. Edit. Dulce y Útil. México, 2009.

            Internet World Stats, (s.f.). Éxito explorador. Recuperado el 19 de noviembre de 2009 de, http://www.exitoexportador.com/stats2.htm

            Luengo González, Enrique, (2003). Tendencias de la educación superior en México: una lectura desde la perspectiva de la complejidad. Recuperado el 21 de noviembre de 2009 de, http://www.anuies.mx/e_proyectos/pdf/04_Las_reformas_en_la_Educacion_Superior_en_Mexico.pdf

            Rodríguez Gómez, Roberto, (2000). La reforma de la educación superior. Señas del debate internacional a fin de siglo. Revista electrónica de investigación educativa vol. 2. Recuperado el 21 de noviembre de 2009 de http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/155/15502105.pdf

            Tobón Tobón, Sergio. El modelo de competencias en la educación superior: didáctica y evaluación. CIFE. Bogotá, 2009.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: